lunes, 21 de diciembre de 2015

Los hijos de Anansi - Neil Gaiman


Los hijos de Anans(Anansi boys)

 Neil Gaiman (Traducción de Mónica Faerna)

American Gods #2
Debolsillo (Roca), 384 páginas, 8.50
9788496940055


El padre del Gordo Charlie, y autor de semejante apodo, ha muerto. Charlie viaja a Florida para asistir al entierro y allí descubre que tiene un hermano que es tan diferente de él como la noche del día; un hermano que sólo quiere enseñarle a relajarse y divertirse un poco, tal como el viejo. Y lo que pasa es que el padre de Charlie no era cualquier persona: en realidad era Anansi, el dios africano de las bromas, el dios araña. De repente, la aburrida vida de Charlie dará un vuelco y empezará a ser interesante.



Siguiendo con mis lecturas de Neil Gaiman, las cuales llevo por orden de publicación, hoy toca Los hijos de Anansi. Me habían prevenido sobre este libro ya que, aunque bien marcado como la segunda parte de American Gods, no lo era exactamente. Y este es uno de los primeros puntos que quiero explicar sobre el libro, porque si vais con la idea equivocada seguramente os decepcione.

Desde mi punto de vista, no es tanto una continuación de American Gods sino como un libro complementario a este. Un libro que transcurre en el mismo mundo, con las mismas peculiaridades, pero con un enfoque de la trama bastante diferente. Es decir, que el trasfondo del libro es similar, pero la trama es completamente diferente. Sí que hay personajes que aparecen en ambos, aunque no es algo relevante, y tampoco hace falta haber leído American Gods para leer este. Con esto quiero decir que si os gustó American Gods puede que os guste, pero no esperéis una continuación de la historia tal cual, porque no lo es.

El comienzo del libro se me hizo un poco cuesta arriba. Me gustaba mucho la premisa del libro, pero no terminaba de encontrarle el punto al personaje de Araña. Para mi fue un poco cargante su personalidad al principio, sobre todo en contraposición a la de Gordo Charlie. Pero a medida que fui leyendo, empecé a ver eso más como uno de los puntos fuertes del libro. Que en realidad, parte de la gracia está entre el gran contraste entre ambos personajes, y dejé de verlo como algo que me desagradaba. Me ha fascinado como Gaiman juega con el concepto de que la cara y la cruz son diferentes, pero no dejan de ser caras de una misma cosa. Y no contaré más para no revelar de más.

Para mi gusto el libro tiene muy buen ritmo. Quitando ese bache inicial, que fue más cosa del personaje en sí que de la trama, me pareció muy ameno. De estos libros que tienen una trama muy bien estructurada, no te cuentan todo de golpe, sino que van revelando poco a poco, junto al desarrollo de los personajes, de forma que no hay partes excesivamente lentas. No es un libro que se me haya hecho estado o aburrido en ningún momento, pero tampoco tiene un ritmo frenético.

Al igual que ya os comenté en la reseña de American Gods, creo que uno de los puntos fuertes de este libro es el trasfondo. En ambos libros los dioses son reales, y por reales quiero decir que todos los dioses de los diferentes panteones interactúan con los seres humanos de una forma directa y cotidiana. Es una premisa muy sencilla, pero que para mi gusto funciona muy bien. Esta forma que tiene Gaiman de entrelazar fantasía con realidad, de forma que sea complicado separar una de la otra es algo que me encanta. No creo que un mundo fantástico tenga que ser muy diferente al nuestro, y estar muy complejamente elaborado.

Otro punto que he disfrutado mucho, y que también es algo que se repite en los libros de Gaiman que he leído, o al menos es la interpretación que les doy, es que tienen muchos niveles de lecturas. Puedes leerlo sencillamente como un libro de sucesos en los que el personaje hace tales cosas que le llevan a un destino sin darle más vueltas. O puedes leer entre líneas, involucrándote más con ellos, para sacar otros significados no tan evidentes. 

He disfrutado especialmente como Gaiman va hilando las diferentes historias con los diferentes personajes. Me ha parecido algo imprevisible en este sentido y ver cómo han ido cambiando de tramas y cómo han ido entrecruzando sus vidas me ha gustado mucho. Creo que es algo que le ha dado bastante dinamismo al libro y lo que hace que el libro se lea tan fácilmente.


Los hijos de Anansi aunque no es de mis favoritos del autor, ya que para mi gusto no me ha impresionado tanto como otros de sus libros, ha sido una buena lectura. Situado en el mismo mundo que American Gods, aunque no una continuación como tal de este, nos contará la historia de una persona aparentemente normal cuya vida cambia cuando se entera de la muerte de su padre: un dios africano. Me parece que tiene muy buen ritmo, y aunque al principio me costó un poco engancharme porque uno de los personajes no me gustaba demasiado, en pocas páginas comencé a ver más allá de eso. Sin duda lo que más me ha gustado es el trasfondo del libro, resultándome la historia algo menos llamativa pero amena y con mucha profundidad, si el lector quiere dársela. 


4 comentarios :

  1. Hola :) Lo tengo muy pendiente. Soy un gran fan de Gaiman, me fascino American Gods (tengo unas ganas de ver la serie de TV) y tengo ganas de conocer esta historia. Me encanta eso de ver como hila la historia de diferentes personajes, es de lo más interesante. Espero leerlo pronto, un besin^^

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que transcurra en el mismo mudo que en American Gods ya que este último me fascinó. Vi en muchos sitios que vendían estos dos libros como pack por la temática común pero ya veo que poco tienen que ver. A ver si me estreno pronto jeje

    ResponderEliminar
  3. Hola! Soy Aurora y te sigo. Espero que si puedas me sigas también http://eltiempoliterario.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Sois libres de comentar, es más, siempre se agradece. Positivos o negativos, en acuerdo o desacuerdo, pero siempre siendo respetuosos.
Los comentarios que considere ofensivos, contengan spam o enlaces de descarga serán exterminnados. En este blog no se permiten Daleks.