sábado, 2 de marzo de 2013

El Maestro del Prado – Javier Sierra


Título original:
El Maestro del Prado
Libro independiente
Autor: Javier Sierra
Número de páginas:
 328 páginas
Editorial: Planeta
ISBN: 9788408030690
Año de edición: 2013


Al más puro estilo de los relatos de enigmas de Javier Sierra. El maestro del Prado presenta un apasionante recorrido por las historias más desconocidas y secretas de una de las pinacotecas más importantes del mundo, el Museo del Prado.

Una historia fascinante de cómo un aprendiz de escritor aprendió a mirar cuadros y a entender unos mensajes ocultos que difieren de la ortodoxia de la Iglesia católica, una institución que en el Renacimiento era visto más como opresores que como espiritual.

A lo largo de los años, gracias a mis amigas, he ido desarrollando un gusto por el arte que antes no tenía. Me motivó a ir al Prado y a ver el arte de una forma diferente a como me habían enseñado en el colegio. Que huelga decir, era bastante aburrida. Por eso, cuando pasé por delante de este libro, aunque no conocía al autor, el título y el tema de llamaron mucho por lo que terminé llevándome el libro a casa.

El Maestro del Prado es un libro algo diferente a lo que podéis encontrar normalmente por aquí básicamente por el género que es ensayístico. Dividido en capítulos relativamente cortos se encuentra narrado en primera persona por un joven Javier Sierra. Recién llegado a Madrid para estudiar periodismo me ha sido relativamente sencillo ponerme en su lugar básicamente por términos de edad y la forma de pensar y actuar del protagonista.

No topamos con un protagonista común, sencillo, incluso algo ingenuo a veces, un estudiante cuyos anhelos son precisamente esos, el conocimiento. Recorriendo Madrid, entra en el museo del Prado, y es allí donde Javier conocerá a un peculiar Luis Fovel, un hombre en sus sesenta, quien captará la curiosidad de Javier y la dirigirá hacia lo desconocido. Acompañaremos a ambos, maestro y aprendiz en un fascinante y novedoso recorrido por el Prado, deteniéndonos en algunos de sus cuadros más conocidos para conocer facetas de ellos que nunca hubiéramos conocido por nosotros mismos.

De esta forma, desde mi punto de vista hay dos grandes tramas en el libro, una el conocimiento, tanto el oculto como el que podemos ver con nuestros ojos. Cuando vemos un cuadro, nunca nos paramos a pensar que tal vez este no represente lo más obvio, sino que tenemos que investigar, teniendo en cuanta la época en que fue pintado, en la sociedad en la que fue creado pues no todo es lo que parece. Luis es nuestro mentor en todo esto pues amplia esta información con múltiples aportes. Que conminan tanto a Javier como a nosotros, los lectores, a investigar por nuestra cuenta, a confirmar datos y a fijarnos bien en cada cuadro que nos presentan. Y aquí es donde se entrelaza con la segunda trama.

Por otro lado, tenemos una trama más enfocada a la investigación personal, a llegar a la fuente del conocimiento pues, ¿quién es realmente Luis Fovel? Un día Javier se encuentra con él, pero ¿de dónde sale? ¿Cómo sabe tanto sobre los mensajes ocultos en el arte? ¿Por qué ha elegido a Javier para contarle todo esto? Nuevamente, junto a Javier, trataremos de dar solución a varios misterios. Y es que una de las mejores cosas del libro es que no sabemos dónde termina la realidad y comienza la ficción.

El estilo del autor es muy sencillo, reflejando el habla y la forma de pensar que un joven tiene. Asimismo, es muy reflexivo, incluso en algunos momento es crítico con su yo pasado. Las descripciones, minuciosas y detallistas, nos permiten apreciar detalles de los cuadros mentados. Y es que aunque una forma de apreciarlos es viéndolos, las descripciones guiadas también tienen un papel fundamental en el libro. De esta forma, y si estamos familiarizados con ellos, no nos resulta necesario siquiera mirar las ilustraciones, pero siempre son un adicional que se agradece.

Aunque en este estilo es necesario, debido a la naturaleza del libro, es cierto que en ocasiones se ralentiza mucho la lectura debido a la ingente cantidad de datos e información que narran de golpe. En ocasiones, se me ha hecho pesado, ya que me costaba seguir los datos y la información aportada. Es un libro que hay que estar despierto para poder leerlo y seguir las explicaciones que contienen ya que no es solo un libro para leer sino para plantearse las premisas que se presentan. Hay que estar atento para pillarlas, e irlas siguiendo mientras vamos deduciendo a la vez que Javier.

Estamos ante una novela a la que, aunque lleguemos a ella por curiosidad, tenemos que tener muy claro que va a tener un estilo ensayístico más que novelesco. No vamos a leer sino a deducir y a investigar. No vamos a encontrar las aventuras y desventuras de Javier por el mundo, sino que nos vamos a centrar en el conocimiento y en el misterio que se nos plantea ya que es lo más importante del libro. Sí os gusta este tipo de literatura adelante.

De esta forma, se nos presentan varios dilemas y misterios que, el propio protagonista no es capaz de resolver. O que el autor no ha querido resolver para que el lector pueda hacerse su propia idea. Como en todo proceso de aprendizaje, llega un momento en que el alumno debe aprender por sí mismo, independizarse de la figura del maestro y seguir su propio camino. Creo que esto es también lo que el autor pretende que hagamos nosotros. El nos da las bases, intenta ser como Luis Fovel, despertando nuestra curiosidad y nuestra ansia de conocimiento para que sigamos nosotros solos.

El Maestro del Prado es una novela diferente que nos conmina a implicarnos en la lectura a estar atento a la información que se nos da y a juzgarla por nosotros mismo. Atenderemos junto a un joven Javier a las explicaciones de Luis Fovel, un hombre versado en el arte, aunque la parte desconocida y oculta del mismo, que nos desvelará datos que nunca habríamos imaginado. Si eres amante del Prado, o del arte, o sencillamente te gustan los libros que te hagan pensar e investigar, definitivamente, es tu libro.

Lo que más me ha gustado: Muy buena documentación y aplicación al libro. Tono personal ensayístico. Límites entre la ficción y lo real. Conmina al lector a investigar por su cuenta.

Lo que menos me ha gustado: La información es narrada muy de golpe de forma densa y cuesta asimilarla. Final demasiado apresurado.


Valoración global: 3/5
Me ha gustado

15 comentarios :

  1. Este genero no me llama demasiado... creo que paso aunque con ello no digo que sea malo. Seguramente sea buenísimo pero sencillamente no es mi tipo. Gracias por una reseña tan buena ^^.

    ResponderEliminar
  2. Ay, ay, ay...
    Todo lo que sea Museo del Prado me llama muchísimo, por eso cuando vi en las noticias que se iba a publicar este libro me quedé con cara de ardilla pensando "oh, sí, por favor!" (luego vi el precio en la librería y lloré un rato xDD)
    Pero por fin me he hecho con él!!!! Estoy deseando leerlo y tal y como lo describes en la reseña es más o menos como pensé que sería~
    Aunque sea una mezcla de ensayo (o quizá un ensayo 100%), quiero leerlo *----*

    Muy guay la reseña! Hehehe
    ¡Besiiiis!
    (y besos tb xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, pero si eres amante del Prado y del arte seguramente te rentará tenerlo. Es de estos libros que llenas de posititos ya que tienen explicaciones muy interesantes.
      No lo llamaría ensayo al 100% porque tiene una trama de investigación paralela muy interesante. Espero leer tu reseña *o*
      ¡Besis! :P

      Eliminar
  3. Lo h tenido ya un par de vecees en la mano..pero no me acababa de lanzar y con tu reseña...me gusta pero sigo igual jaja. Por ahora creo que no voy a hacerme con el.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Leyendo la reseña me ha dado la sensación de que tiene tramos como muy didácticos, ¿no? Como si estuviera patrocinado por el propio Museo del Prado xD (y no lo digo a malas). No obstante, no es un género que me interese en exceso, así que creo que en esta ocasión voy a pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo el punto, y síp, tienes toda la razón. Tiene tramos totalmente didácticos. De hecho, al fin y al cabo, tiene mucho contenido de arte e historia del arte.
      También te advierto, que si no es un género o trama que te interese, te aburrirá bastante.
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. ¡arte!, no me llama mucho la verdad.
    un beso :)

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que tiene una pintaza O.O A mi me encantan los libros en los que te meten un chute de aprendizaje sin que te des cuenta y encima te animan a investigar, a imaginar... Creo que podría gustarme, Ithil, a ver si lo pillo en la biblioteca y le hinco el diente jaja xD

    Un besito, gran reseña. A partir de ahora prometo andar por aqui jaja, ¡por fin he escapado de los exámenes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Irial, bienvenida!! Se te ha echado de menos *o* Espero que esos exámenes hayan ido genial ;)
      Bueno, eso de que no te des cuenta del chute de arte... no es del todo exacto. No es peñazo como un libro de texto, pero sí que hay partes muy densas. De hecho, a veces cuando estaba algo somnolienta me costó seguir el hilo.
      Pero si es un tema que te gusta, ¡adelante!
      Besos

      Eliminar
  7. Hola!!
    Pues la verdad esk no me llama para nada. Más k nada esk sooy una de esas personas que no entienden el arte -.- Y si es, tal y como dices, de mucha información de golpe difícilo de asimilar seguro k acabará aburriendome al final :P
    Gracias por la reseña!

    Besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
  8. A mi me ha gustado, me ha tenido pegada a las páginas y la edición me parece una auténtica preciosidad, de los que hay que comprar en papel
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes, tengo una duda que seguro me podrás resolver.
    Ahí va: ¿¿Se trata de un estudio serio sobre las obras que aparecen en el libro o más bien de chascarrillos, más o menos divertidos y entretenido sobre, sobre ocultismo, mensajes secretos, etc, etc, pero alejados de la realidad??
    No quisiera que llegado el caso contarle algo a mis hijas o a mi señora y que me sacaran los colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!
      Te comento, aunque el tono principal de la novela es ensayístico, lo calificaría en un punto intermedio.
      Toda la investigación que tiene lugar en el libro tiene un carácter paranormal y ocultista pero sin separarse demasiado de los hechos. Parte de hechos reales, creencias de la época, como por ejemplo, ciertas interpretaciones que se han hecho de los cuadros, razones por los que fueron pintados o adquiridos y va dirigiendo esa información hacia donde quiere el autor, que es una zona donde lo real y lo sobrenatural se pueden confundir. Al más puro estilo Cuarto Milenio, si conoces el programa.

      Esto nos deja con una parte de contexto histórico y social de la obra que es totalmente verídico, y una parte en la que, a partir de esos datos, comienza a relacionarlo y dirigirlo hacia el ocultismo.
      Espero haber aclarado algo tu duda =)

      Eliminar
  10. La has aclarado totalmente. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Sois libres de comentar, es más, siempre se agradece. Positivos o negativos, en acuerdo o desacuerdo, pero siempre siendo respetuosos.
Los comentarios que considere ofensivos, contengan spam o enlaces de descarga serán exterminnados. En este blog no se permiten Daleks.